Barcelona gay friendly

Artículo

Tel. y Whatsapp: 636 766 405

Email: info@ancasol.com

Web: www.ancasol.com

La ciudad

Barcelona es un gran núcleo urbano del Mediterráneo y referente principal de una región metropolitana que roza los cinco millones de habitantes considerada por muchos como la ciudad más dinámica de España, y como no, se configura como una de las áreas más ricas y activas de Europa. Es la capital del Catalunya, territorio agregado por la historia al conjunto de pueblos que configuran actualmente el Estado Español, con Instituciones y políticas propias, cultura milenaria y con idioma oficial, el catalán, por lo que no es de extrañar ver rótulos públicos o carteles en este idioma, o incluso escuchar o que se dirijan a ti en esta lengua, ya que el catalán junto con el castellano son los idiomas más utilizados en la vida cotidiana, aunque se puedan escuchar muchos más por causa de la inmigración y el turismo.

Tanto por su situación territorial como por su estructura económica, la ciudad se ha consolidado como un centro dinámico con muchas iniciativas, dónde confluyen la actividad lúdica y cultural, comercial, logística e industrial de proyección internacional, con la recepción de un número creciente de visitantes y residentes de todas las edades. Una ciudad abierta y tolerante.

No en vano y gracias a este flujo de población flotante muchos destacan la ciudad de Barcelona como una de las más hospitalarias, multiculturales e integradoras de España de cara a los diversos colectivos y al homosexual en particular, abriéndose cada vez más al mundo gay y el mundo gay abriéndose cada día más al resto de la población obteniendo mayor aceptación año tras año gracias a los numerosos eventos que se organizan, algunos incluso con repercusión internacional como pueden ser el Pride Barcelona o Circuit Festival y al trabajo realizado por asociaciones sociales y culturales LGBT que luchan incansablemente con diferentes actividades y actos en pro de los derechos del colectivo homosexual y de los derechos humanos.

Como prueba de madurez de la sociedad y el respeto hacia los demás de sus ciudadanos, en la capital catalana ya pocos se sorprenden, se giran o levantan comentarios al ver a una pareja del mismo sexo paseando por sus calles cogidos de la mano o al presenciar una boda gay.

Barcelona ciudad Gay Friendly

Barcelona y sus ciudadanos en particular se han sabido ganar la complicidad con el colectivo LGBT residente y visitante, trabajando juntos por una convivencia abierta y respetada, que va desde las organizaciones sociales pasando por las instituciones, y lo que es más importante, la gente, los vecinos y la vida diaria.

De hecho, se creó la primera Peña Blau Grana Oficial del F.C.Barcelona de gays y lesbianas y se prevé, entre varias cosas, que se inaugure la primera biblioteca especializada que reunirá el material gay y lésbico que se encuentra actualmente en las diferentes bibliotecas de la ciudad. Se levantó monumento en el Parc de la Ciutadella que honra la memoria de las víctimas de represalias por su orientación sexual. Además, se pondrá una placa conmemorativa de la primera fiesta del orgullo gay celebrada en Barcelona y se abrirá un centro de recursos para personas LGBT, convirtiéndose así con estas iniciativas en una de las máximas abanderadas europeas de las libertades gays y lésbicas.

Junto a estas iniciativas Barcelona refuerza su papel como ciudad "gay friendly" del sur de Europa al declararse oficialmente municipio respetuoso con la diversidad sexual y entrar de este modo en el listado de ciudades gay friendly, un logro no sólo para el colectivo LGTB sino también un reconocimiento para el resto de ciudadanos de la capital catalana que han sabido desde la toleráncia, respeto y solidaridad adaptarse a las realidades sociales con normalidad y madurez.

Según estimaciones municipales son más de 100.000 homosexuales los que viven en la ciudad de Barcelona, sin sumar los miles de visitantes de esta condición que recibe cada año la Ciudad Condal y que se encuentran a gusto entre nosotros por el trato normalizado que encuentran.

Una de las mejores formas para dar fe de todo ello es venir a Barcelona y convivir aunque sea por unos días, con su gente y su idiosincrasia, y si ya se está viviendo aquí mezclarse y descubrir la grandeza de Barcelona y su gente sea cual sea su origen, cultura, creéncia religiosa, ideario político o condición sexual porque en definitiva todos somos personas.